El lamento de Dor-lómin

Cine

Happy Halloween!

Pesadilla antes de Navidad – Esto es Halloween

Niños,niñas y los demas,
Si venis os voy a enseñar
Algo extraño que hay aquí,
La ciudad de halloween
Esto es halloween
Esto es halloween
Gritos en la oscuridad
Esto es halloween
La funcion ya va a empezar
Somos traviesos y a todos vamos a asustar.
Mi ciudad,vamos a gritar
En la ciudad de halloween.
Yo soy el monstruo que se esconde en todas partes
Dientes afilados,ojos muy brillantes.
Yo siempre me escondo detrás de la escalera,
Siempre tengo arañas en mi cabellera.
Esto es halloween
Esto es halloween
Halloween Halloween
Halloween Halloween
En la ciudad que es mi hogar
El dia de difuntos voy a celebrar
Mi ciudad,os encantara
Todo el mundo sabe que algo va a pasar
Mira donde vas
Muy bien escondido hay
Algo que te asustara y te hara gritar
Si quereis apostar,tira el dado y a jugar,
Brilla la luna en la oscuridad.
Vamos a gritar,vamos a gritar
En la ciudad de Halloween
Yo soy el payaso que te hace llorar
De pronto aparece y desaparecera.
Yo soy aquel al que nunca ves,
Yo soy el viento estremecedor.
Sombra enemiga del astro rey
Lleno tus sueños de terror.
Esto es halloween
Esto es halloween
Halloween Halloween
Halloween Halloween
Escuchadme con atencion
Sin temor no hay emocion
Junto a ti yo soy feliz
Trabajando en Halloween
Mi ciudad os encantara
Todo el mundo sabe que algo va a pasar.
Si Jack Skeleton te atrapa
Un susto de muerte te dara y veras
Esto es halloween
Vamos a gritar!
Vamos a atrapar a un tipo especial
Nuestro Jack es rey de la oscuridad
Todos aplauden al rey del mal
Esto es halloween
Esto es halloween
Halloween Halloween
Halloween Halloween
En la ciudad,que es mi hogar
El dia de difuntos voy a celebrar.

Tim Burton – Danny Elfman

 

Anuncios

películas…

Gloria GrahameSesión continua

Volveremos al Roxy y al Astoria,
a los ingenuos nombres del pasado.
En la sesión vermuth está atrapado
el final -no lo cuentes- de mi historia.

Hoy estrena recuerdos la memoria.
De cine es y será cómo te he amado.
Por el deseo estoy encañonado
junto a ti. No tenía escapatoria.

No tenía razón estar a oscuras,
estar luchando nuestras calenturas
en una fría y desigual batalla.

Sinceros de tan puros insinceros,
pues éramos los labios verdaderos
del beso que tapaba la pantalla.

Javier de Bengoechea

 


Tánatos…

Coplas por la muerte de su padre (fragmento)

…Después de puesta la vida   (385)
tantas veces por su ley
al tablero;

después de tan bien servida
la corona de rey
verdadero;   (390)

después de tanta hazaña
a que no puede bastar
cuenta cierta;

en la su Villa de Ocaña
vino la muerte a llamar    (395)
a su puerta,…

Jorge Manrique

 


besos…

Roxana-¿Dónde estás?

Cyrano- Hablábamos de un beso.

Roxana- No.

Cyrano- Sí.
La palabra es dulce.

Roxana- Cállate.

Cyrano- En realidad, un beso,
¿qué expresa?
Un juramento cercano,
una promesa sellada…
un amor que se quiere confirmar.
Un acento invisible
sobre el verbo amar.

Un secreto que confunde
la boca con las orejas.
Un instante infinito,
un murmullo de abejas.
Un sabor dulcísimo,
una comunión.
Una nueva forma
de abrir el corazón,
de degustar
al borde de los labios,
el alma.

Roxana- ¡Cállate por favor!

Cyrano- Sí, mi boca se calma.

Edmond Rostandt
Cyrano de Bergerac


rebeldía…

Cyrano-: ¿Qué quieres que haga?
¿Buscarme un protector,
un amo tal vez?

¿ Y como hiedra oscura
que sube la pared
medrando sibilina
y con adulación?
¿Cambiar de camisa
para obtener posición?
No, gracias.

¿Dedicar, si llega el caso,
versos a los banqueros?
¿Convertirme en payaso,
adular con vileza
los cuernos de un cabestro
por temor a que me lance
un gesto siniestro?
No, gracias.

¿Desayunar cada día un sapo?
¿Tener el vientre panzón?
¿Un papo que me llegue a las rodillas
con pestilentes dolencias
de tanto hacer reverencias?
No gracias.

¿Adular el talento de los camelos?
Vivir atemorizado por infames libelos
y repetir sin tregua:
¡Señores soy un loro
quiero ver mi nombre
escrito en letras de oro!
No gracias.

¿Sentir terror a los anatemas
preferir las calumnias a los poemas
coleccionar medallas,
urdir falacias?
¡No, gracias!
¡No, gracias!

Pero cantar, soñar, reír,
vivir, estar solo,
ser libre,
tener el ojo avizor,
la voz que vibre,

ponerme por sombrero
el universo,
por un sí o por un no,
batirme
o hacer un verso.

Cyrano de Bergerac

Edmond Rostandt

 


quizás…

Liza Minelli – Maybe this time (Cabaret)

Quizás esta vez voy a tener suerte
Quizás esta vez él se quedará
Quizás esta vez por primera vez
El amor no se escapará corriendo
Él me abrazará rápido
Tendré un hogar por fin
No seré una perdedora otra vez
Al igual que la última vez y la vez anterior
Todo el mundo ama a un ganador
Así que nadie me amó
Señora tranquila
Señora feliz
Eso es lo que anhelo ser
Bueno, todas las probabilidades que hay, están a mi favor
Algo está obligado a comenzar
Tiene que suceder
Sucederá en algún momento
Quizás esta vez voy a ganar
Todo el mundo, todos aman un ganador
Así que nadie me amó
Señora tranquila
Señora feliz
Eso es lo que anhelo ser
Bueno, todas las probabilidades que hay, están a mi favor
Algo está obligado a comenzar
Tiene que suceder
Sucederá en algún momento
Quizás esta vez voy a ganar

————————————————————————————————

Liza Minelli – Maybe this time (Cabaret)

Maybe this time I’ll be lucky
Maybe this time he’ll stay
Maybe this time for the first time
Love won’t hurry away
He will hold me fast
I’ll be home at last
Not a loser anymore
Like the last time and the time before
Everybody loves a winner
So nobody loved me
Lady peaceful
Lady happy
That’s what I long to be
Well, all the odds are, they’re in my favor
Something’s bound to begin
It’s gotta happen
Happen sometime
Maybe this time I’ll win
Everybody, they love a winner
So nobody loved me
Lady peaceful
Lady happy
That’s what I long to be
Well, all the odds are, they’re in my favor
Something’s bound to begin
It’s gotta happen
Happen sometime
Maybe this time I’ll win


transcendencias…

Decía el gran maestro Borges en su ensayo “Sobre los clásicos” (Otras inquisiciones, 1952): “Clásico no es un libro (lo repito) que necesariamente posee tales o cuales méritos; es un libro que las generaciones de los hombres, urgidas por diversas razones, leen con previo fervor y con una misteriosa lealtad.”

Esta misma afirmación podemos aplicarla a la película de Nicholas Ray “Johnny Guitar” (1954). Un western atípico donde los haya, que rehuye los grandes espacios abiertos desarrollando casi toda la acción en interiores y que, para más inri, comete la osadía de hacer que dos mujeres sean las protagonistas absolutas, convirtiéndolas además en los personajes fuertes y dominantes de la historia.

Filmada en una época en que el cine estaba descubriendo el color, la peculiar aportación del estudio Republic, el TruColor, sirvió para que Nicholas Ray usara el color como una forma auxiliar de definir los personajes y de desarrollar la trama (ese vestido inmaculadamente blanco de Vienna forma parte de los anales del cine). Por otra parte Nicholas Ray, como siempre, trasciende los límites del género que toca e introduce elementos de otros géneros, podemos apreciar así múltiples elementos del cine negro y del melodrama manejados con una absoluta maestría, para conformar una historia densa, plena en todo momento de una tensión que parece a punto de hacer saltar la pantalla.

Las interpretaciones rayan la perfección y todos y cada uno de los personajes son estudiados y definidos; una mirada, un gesto, una frase y cada personaje es dotado de un trasfondo psicológico pleno, sin necesidad de recurrir a las típicas sobreactuaciones y justificaciones pseudointelectuales del cine actual. Nada en Johnny Guitar es casual, todo está ahí por algún motivo, todo tiene su significado, incluyendo ese velo que se le cae a Emma cuando cabalga para unirse al pelotón de linchamiento. Mención aparte merece, cómo no, la deliciosa banda sonora compuesta por Victor Young, con esa maravillosa canción interpretada por Peggy Lee

En definitiva, una obra maestra para la historia que todo cinéfilo debería de estudiar hasta el agotamiento. Para finalizar es imposible hacer una reseña de esta colosal película sin transcribir uno de los mejores diálogos de la historia del cine:

Johnny: ¿A cuántos hombres has olvidado?
Vienna: A tantos como mujeres tú recuerdas.
Johnny: ¡No te vayas!
Vienna: No me he movido.
Johnny: Dime algo agradable.
Vienna: Claro. ¿Qué quieres que te diga?
Johnny: Miénteme. Dime que me has esperado todos estos años. Dímelo.
Vienna: Te he esperado todos estos años.
Johnny: Dime que habrías muerto si yo no hubiese vuelto.
Vienna: Habría muerto si tú no hubieses vuelto.
Johnny: Dime que aún me quieres como yo te quiero.
Vienna: Aún te quiero como tú me quieres.
Johnny: Gracias (bebe). Muchas gracias.

Mitxel

PD: para Azo, autora del blog Violetas Dormidas que me dio la idea para este post. Gracias guapa, un besazo!! 🙂


it’s showtime folks!!!

all-that-jazz-cine-musical-3.jpg

Acabo de darle una revisión al clásico All That Jazz (Empieza el espectáculo) de Bob Fosse (1979). Lo primero que hay que destacar de esta cinta es que, 33 años después de su estreno, no ha envejecido lo más mínimo, sigue viéndose como una película fresca e innovadora en sus conceptos visuales gracias al genio de su director.

La trama nos presenta a Joe Gideon, un alter ego del propio Bob Fosse magistralmente interpretado por Roy Scheider, un coreógrafo y director a través del cual Fosse da rienda suelta a todas sus obsesiones: la muerte, el sexo, el arte… Con un ritmo pausado pero vibrante, nos vamos introduciendo en la piel de este personaje ególatra y excesivo, que sacrificará a todos sus seres queridos en aras de su personalidad y su obsesión por el arte para, finalmente, abocarse el mismo en un camino de autodestrucción; lo cual resultaría a la postre profético al fallecer Bob Fosse unos años después, víctima también de sus propios excesos.

La mirada crítica de Fosse nos va mostrando las envidias, las rencillas y los aspéctos más sórdidos del mundillo del espectáculo contrastándolos con sus momentos de éxito y esplendor. LLena de espléndidos números musicales, resulta antológica la coreografía de “Take off with us” en la cual podemos apreciar todos los elementos que caracterizan las coreografías de Fosse, aún le quedaría tiempo para una pequeña venganza personal en la que arremete contra la crítica cinematográfica por el tratamiento dado a su anterior película Lenny (1974); a pesar de lo cual, o quizás debido a ello, All That Jazz fue nominada a 9 oscars obteniendo finalmente cuatro (dirección artística, montaje, vestuario y banda sonora original), así como la Palma de Oro en Cannes.

En definitiva, una cinta que hay que ver una y otra vez, a ser posible sin pestañear, ya que corremos el riesgo de perdernos alguno de los innumerables detalles que la convierten en una película excepcional.

Mitxel 2012

 


confrontaciones…

Esplendorosa y multipremiada adaptación de la novela del mismo título de Jane Austen. Ambientada en una Inglaterra rural de prinicipios del siglo XIX la cinta nos muestra el eterno debate filosófico: estóicos frente a cínicos, realismo frente a romanticismo, sentido común (Elinor) frente a sensibilidad (Marianne). Construida a partir de un guión magníficamente adaptado por la propia Emma Thompson, el director Ang Lee mediante un ritmo pausado nos disecciona la sociedad de la época al mismo tiempo que ahonda en la personalidad y sentimientos de los personajes con precisión milimétrica.

La ambientación de la película es fantástica, un vestuario perfecto, los paisajes son espléndidos y una fotografía soberbia nos lleva en infinidad de ocasiones a cruzar los límites del lirismo. El trabajo de los actores y actrices también es memorable, para enmarcar las interpretaciones de Emma Thompson y un magistral Alan Rickman interpretando al coronel Brandon. En definitiva una enorme muestra de buen hacer cinematográfico en el que las emociones se desatan y fluyen mas alla de la pantalla hasta alcanzarnos y embargarnos una y otra vez.

Mitxel 2011


mi heroe…

Aunque ya había publicado algún post dedicado a esta gran película, Cyrano de Bergerac de Jean-Paul Rappeneau (1990), me he dado cuenta que aun tenía pendiente escribir una crítica de la misma; bien ha llegado el día.

Lo primero que destaca de este film es el gran trabajo de adaptación realizado por los guionistas, respetando los diálogos en verso se apartan por completo de su orígen teatral para crear una obra de puro cine. Con una puesta en escena modélica, un vestuario de lujo (fue premiado con un oscar), una maravillosa fotografía y una más que emotiva banda sonora, lograron una impecable ambientación para narrarnos la historia del gran héroe, Cyrano, aquel que demostró al mundo que la pluma no es más fuerte que la espada, si no que ambas deben ser empuñadas por la misma mano con igual maestría.

La cinta esta dirigida con mano firme por Jean-Paul Rappeneau, con un montaje medido va manejando los tiempos de manera magistral, acelerando la narración cuando lo requiere y deteniéndose en las emociones de los personajes en los momentos precisos, consigue que las más de dos horas de metraje nos parezcan apenas 15 minutos. También el trabajo de los actores es francamente encomiable, con un Vincent Pérez sobrio y convincente y un Gérard Depardieu soberbio, que firmó aquí la más excelsa interpretación de su larga y brillante carrera. Por último, merece también una mención especial el equipo de doblaje en España que realizó un trabajo gigantesco en su labor de traducir y respetar al máximo los versos y las rimas.

Una obra maestra

Mitxel

Os añado también esta emotiva crítica de otro espectador apasionado:
Pedro   Madrid (España)
Su valoración: Muy buena    4 de Enero de 2008

Tragicomedia de capa, espada y lenguas de verso afilado
A pesar de la notable valía del clásico rodado en los cincuenta y protagonizado por el oscarizado José Ferrer, ésta me resulta la más excelente adaptación de la obra de Edmond Rostand.Hay que saber saborear la poesía para apreciar una película de esta categoría. Sólo “El perro del hortelano” de Pilar Miró me parece un trabajo comparable por la dificultad de hacer atractiva una representación con diálogos en verso. Redondillas, tercetos, serventesios, quintillas…, rimas consonantes o asonantes en las más variadas estrofas se arremolinan para recrear una sublime tragicomedia donde Cyrano de Bergerac, más que con la espada, lucha de modo envidiable con la dicción como arma.

“Ágil como Celadón,
como Scaramouch ligero,
os prevengo, Myrmidón
que al finalizar os hiero.”

Todo prácticamente en esta película destila arte cinematográfico; desde una impecable puesta en escena, vestuario y ambientación de la época exquisitos, hasta una sobresaliente partitura que se adapta por igual a los momentos dramáticos y a los cómicos, pasando por brillantes interpretaciones -sobre todo de un Gérad Depardieu que parece encontrar un papel que le va como un guante-.

Aunque se trate de los trabajadores siempre olvidados y muchas veces odiados en su labor cinematográfica, en este caso en lo que se refiere a la versión en español de la película original, es necesario felicitar la labor de traducción y doblaje de los diálogos, que en nada desmerecen al original francés, a pesar de la dificultad que entraña pasar las rimas de una a otra lengua sin que la calidad literaria quede dañada.

“Sabed que mi cuerpo está exhausto de fiebre
y que temo que mi corazón se quiebre
pues si los besos fuesen un poco más sabios
vos leeríais mi carta con los labios.”

Nuestro heroico Cyrano no sólo es hábil con la palabra para batirse y rendir al enemigo sino también para enamorar y rendir a la amada. Cartas que desmayan de emoción a Roxane, poemas que rinden su alma… Así se nos cuenta esta arrebatadora historia en la que la fealdad con talento y la belleza ñoña se alían para conquistar a una misma dama en un mundo en el que las personas admiran la palabra. ¿A quién escogerá ella cuando sepa que no es uno sino dos los hombres que la cortejan? Pero… ¿llegará a saberlo algún día?

Tan meritorio y hermoso como lo que nos muestran las imágenes es lo que nos cuenta la elipsis del paso de los años… ¡Cómo amó un hombre que se conformaba durante tanto tiempo con distendida charla en el convento cada sábado! Cita a la que nunca faltó y en cuya escena final se nos regala -en cruenta lucha contra las sombras de los grandes y centenarios árboles del jardín cual Caballero de la Triste Figura arremetiendo contra molinos- un solemne y magnífico monólogo.

“- Cuando entre en la casa de Dios
brillará intensamente mientras diga mi adiós
algo que inmaculado meteré en un arrullo
y me llevaré para siempre. Y es…
– ¿Qué es?
– Mi orgullo.”

Pedro