El lamento de Dor-lómin

Entradas etiquetadas como “recuerdos

Día Mundial de la Poesía

Dia mundial de la poesia

XXXIX

No digáis que agotado su tesoro,
de asuntos falta, enmudeció la lira;
podrá no haber poetas;
pero siempre habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso
palpiten encendidas,
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista,

mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías,
mientras haya en el mundo primavera,
¡habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance
las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista,

mientras la humanidad siempre avanzando
no sepa a dó camina,
mientras haya un misterio para el hombre,
¡habrá poesía!

Mientras se sienta que se ríe el alma,
sin que los labios rían;
mientras se llore, sin que el llanto acuda
a nublar la pupila;

mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan;
mientras haya esperanzas y recuerdos,
¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejenc
los ojos que los miran,
mientras responda el labio suspirando
al labio que suspira,

mientras sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas,
mientras exista una mujer hermosa
¡habrá poesía!

Gustavo Adolfo Bécquer

 

 

Anuncios

lluvias…

lluvias

Pacto

Por si acaso llovizna por tu calle
y quieres secar tu cuerpo
entre mis brazos

Por si el silencio te acomete
y recuerdas el lenguaje extraño
que aprendiste a mi lado

Por si regresas
a humedecer de lunas los recuerdos

Por si el trópico te reclama impaciente
entre sus verdes

O por si acaso es de noche en tu morada
dejaré la puerta abierta

María Clara González
De “Pasajeros del viento”

 


películas…

Gloria GrahameSesión continua

Volveremos al Roxy y al Astoria,
a los ingenuos nombres del pasado.
En la sesión vermuth está atrapado
el final -no lo cuentes- de mi historia.

Hoy estrena recuerdos la memoria.
De cine es y será cómo te he amado.
Por el deseo estoy encañonado
junto a ti. No tenía escapatoria.

No tenía razón estar a oscuras,
estar luchando nuestras calenturas
en una fría y desigual batalla.

Sinceros de tan puros insinceros,
pues éramos los labios verdaderos
del beso que tapaba la pantalla.

Javier de Bengoechea

 


Ocho ricas patitas y el regalo de la memoria

7352_539881909447385_9149942175725067757_n

Pulpeira. El destino… y Tus dedos…

Vestidos de domingo, guapos, frescos, alpinistas de cuestas y exploradores del antiguo barrio.
Te desvestías de recuerdos y anécdotas mientras trepábamos de un Ourense a otro.
Y al llegar, la espera, todos ojos y sonrisas.
Probar desde tus manos el rico manjar sabroso. Otra primera vez inesperada.
Y sonrío. Poco sabíamos ambos que más antes que después desarrollaría una pasión duradera por las ricas ventosas carmesíes.

Y río abiertamente cuando esto me recuerda mi escándalo adolescente al ver Urotsukidoji, en el calor de mis orejas y la sequedad de mis ojos. No podía ni pestañear… Años después vi por primera vez El sueño de la esposa del pescador y recordé aquel instante…
Aquel soleado mediodía orensano, convergían los recuerdos tamizados por tu sombra protegiendo mi piel blanca de umbrías. Y tu mano permanecía firme y dispuesta con aquella pequeña muestra de paraíso entre los dedos.

Van mis pies solos recorriendo las calles de tus huellas, persiguiendo esa memoria y sus sabores.
Volveremos a perseguir a la pulpeira para llevarnos sus regalos bañados en buen caldo salado y sabroso a nuestra mesa…
Y yo me arrodillaré y esperaré de tus dedos el sabor celestial de nuevo, en un aniversario tentacular… ah, mi Dueño… tú tan rico… ❤

Gatita de Mitxel, 1 de febrero de 2015


fuegos…

fuegosHoguera de amor

Este día que viene a mis labios
esgrimiendo su zumo de oro,
moja el alma en su triste belleza,
y la embriaga de sueños remotos.

Todo acaba en su luz amarilla.
Los recuerdos se borran, y de otro
me parecen las manos que tocan,
me parecen las cosas que lloro.

No pensar en las hojas que sufren
y olvidar el dolor de sus troncos.
No saber si las nubes que nacen
vuelven ya de un oscuro retorno…

Mas sentir en el pecho, encendida
por el viento que trae el otoño,
una hoguera de fuego que, alegre,
quema el mundo con un amor loco.

José Luis Hidalgo