El lamento de Dor-lómin

Archivo de Autor

alfarerías…

alfarerias

 

 

Mujer de barro

Mujer de barro soy, mujer de barro:
pero el amor me floreció el regazo.

Mujer
¡Cuán vanamente, cuán ligeramente
me llamaron poetas, flor; perfume!

Flor; no: florezco. Exhalo sin mudarme.
Me entregan la simiente: doy el fruto.
El agua corre en mí: no soy el agua.
Árboles de la orilla, dulcemente
los acojo y reflejo: no soy árbol.
Ave que vuela, no: seguro nido.

Cauce propicio, cálido camino
para el fluir eterno de la especie.

Ángela Figuera Aymerich

 


progresos…

progresos

El crecimiento

Con la palabra inauguramos, damos vida.
Yo te nombro la playa de mi cuerpo,
la bahía de mi boca,
el abra de mis brazos.
Yo te nombro callada,
yo te nombro vibrante.
Te digo aves, te digo remolinos.

Espeso ahora mi juventud, tú la adulteces.
Grave ahora mi corazón, tú me lo sanas.
Tú me haces crecer como la tierra plantas,
como la tierra uvas,
como la tierra creces.
Y yo crezco contigo.
Me haces crecer sobre tu cuerpo
y soy como una enredadera
tendido entre tus brazos.

Peso ahora tu corazón y el mío:
peso lo doble.

Jaime Labastida
De “El descenso” (1960)

 


máscaras…

mascaras

 

Defectuosa formación del plural

                                          Disfraz, persona unitiva
                                                                        Lezama Lima

Cuántos días baldíos
haciéndome pasar por lo que soy.

Máscara sin memoria, líbrame
de parecerme a aquel que me suplanta.

Uno solo será mi semejante

José Manuel Caballero Bonald

 


Imagen

Día da Patria Galega


feliz día 24/7

Feliz día 24/7

¡¡Feliz Día 24/7 a tod@s!!


haikus…

haikus

Bosque de Bambú

Pasó el ayer,
pasó también el hoy:
se va la primavera.

* * *

La flor del té,
¿es blanca o amarilla?
Perplejidad.

* * *

Melancolía,
más que el año pasado:
tarde de otoño.

* * *

Lluvias de mayo.
Y enfrente del gran río
un par de casas.

* * *

Un aguacero.
Se agarran a las yerbas,
los gorriones.

* * *

Niña muda
convertida en mujer:
ya se perfuma.

* * *

Incluso mi esposa
actúa como una forastera,
esta mañana de primavera.

Yosa Buson

 


apocalipsis…

Viendo el otro día la película de Logan en los créditos finales me reencontré con esta olvidada joyita oscura del gran Johnny Cash y tanto disfruté del reencuentro que decidí hacerle un hueco en estos salones. Espero que la disfruteis tanto como yo.

Johnny Cash – When the man comes around

Y escuché, como era, el sonido del trueno:
Una de las cuatro bestias me dijo “Ven y mira”. Y lo hice.
Y contemplé, un caballo blanco.

Hay un hombre caminando por ahí tomando nombres.
Y él decide a quien liberar y a quien culpar
No a todos se les tratará igual.
Habrá una escalera dorada descendiendo.
Cuando el hombre venga por aquí.

Los pelos de tu brazo se erizarán.
Con el terror en cada trago y en cada sorbo.
Para que participes de esta última copa ofrecida.
O desaparezcas en el torno del alfarero.
Cuando el hombre venga por aquí.

Escuchad las trompetas, escuchad los gaiteros.
Cien millones de ángeles cantando.
Multitudes marchando al gran timbal.
Voces llamando, voces llorando.
Algunos nacen y otros están muriendo.
Es el Reino del Alpha y el Omega que llega.

Y el remolino está en el espino.
Las vírgenes están recortando sus mechas
El remolino está en el espino.
Es difícil para ti cocear contra los aguijones.(1)

Hasta el Armagedón, no hay paz contigo, no hay paz.
Luego, el gallo llamará a sus pollos a casa.
Los sabios se inclinarán ante el trono.
Y a sus pies lanzarán sus coronas de oro.
Cuando el hombre venga por aquí.

Quien es injusto, sea injusto todavía.
Quien es justo, sea justo todavía.
Quien es inmundo, sea inmundo todavía.
Escuchad las palabras escritas en la antigüedad
Cuando el hombre venga por aquí.

Escuchad las trompetas, escuchad los gaiteros.
Cien millones de ángeles cantando.
Multitudes marchando al gran timbal.
Voces llamando, voces llorando.
Algunos nacen y otros están muriendo.
Es el Reino del Alpha y el Omega que llega.

Y el remolino está en el espino.
Las vírgenes están recortando sus mechas
El remolino está en el espino.
Es difícil para ti cocear contra los aguijones.

En el quintal medido y en el penique y la libra.(2)
Cuando el hombre venga por aquí.

Y oí una voz en medio de las cuatro bestias,
Y miré, y he aquí: un caballo pálido.
Y su nombre, de quien estaba sentado sobre él, era La Muerte.
Y el Infierno le seguía.

(1) Referencia a la frase de los Hechos de los Apóstoles según la traducción de la Biblia del Rey Jacobo (King James Bible)
(2) Referencia al refrán inglés: A penny wise, a pound foolish: Un penique de sabiduría, una libra de locura.

Johnny Cash – When the man comes around

And I heard, as it were, the noise of thunder:
One of the four beasts saying: “Come and see.” And I saw.
And behold, a white horse.

There’s a man goin’ ’round takin’ names.
An’ he decides who to free and who to blame.
Everybody won’t be treated all the same.
There’ll be a golden ladder reaching down.
When the man comes around.

The hairs on your arm will stand up.
At the terror in each sip and in each sup.
For you partake of that last offered cup,
Or disappear into the potter’s ground.
When the man comes around.

Hear the trumpets, hear the pipers.
One hundred million angels singin’.
Multitudes are marching to the big kettle drum.
Voices callin’, voices cryin’.
Some are born an’ some are dyin’.
It’s Alpha’s and Omega’s Kingdom come.

And the whirlwind is in the thorn tree.
The virgins are all trimming their wicks.
The whirlwind is in the thorn tree.
It’s hard for thee to kick against the pricks.

Till Armageddon, no Shalam, no Shalom.
Then the father hen will call his chickens home.
The wise men will bow down before the throne.
And at his feet they’ll cast their golden crown.
When the man comes around.

Whoever is unjust, let him be unjust still.
Whoever is righteous, let him be righteous still.
Whoever is filthy, let him be filthy still.
Listen to the words long written down,
When the man comes around.

Hear the trumpets, hear the pipers.
One hundred million angels singin’.
Multitudes are marchin’ to the big kettle drum.
Voices callin’, voices cryin’.
Some are born an’ some are dyin’.
It’s Alpha’s and Omega’s Kingdom come.

And the whirlwind is in the thorn tree.
The virgins are all trimming their wicks.
The whirlwind is in the thorn tree.
It’s hard for thee to kick against the pricks.

In measured hundredweight and penny pound.
When the man comes around.

And I heard a voice in the midst of the four beasts,
And I looked and behold: a pale horse.
And his name, that sat on him, was Death.
And Hell followed with him.

 


simientes…

simientes

Te veo como un temblor…

Te veo como un temblor
en el agua.
Te vas,
te venís,
y dejás anillos en mi imaginación.

Cuando estoy con vos
quisiera tener varios yo,
invadir el aire que respiras,
transformarme en un amor caliente
para que me sudés
y poder entrar y salir de vos.

Acariciarte cerebralmente
o meterme en tu corazón y explotar
con cada uno de tus latidos.

Sembrarte como un gran árbol en mi cuerpo
y cuidar de tus hojas y tu tronco,
darte mi sangre de savia
y convertirme en tierra para vos.

Siento un aliento cosquilloso
cuando estamos juntos,
quisiera convertirme en risa,
llena de gozo,
retozar en playas de ternuras
recién descubiertas,
pero que siempre presentí,
amarte, amarte
hasta que todo se nos olvide
y no sepamos quién es quién.

Gioconda Belli

 


lluvias…

lluvias

Pacto

Por si acaso llovizna por tu calle
y quieres secar tu cuerpo
entre mis brazos

Por si el silencio te acomete
y recuerdas el lenguaje extraño
que aprendiste a mi lado

Por si regresas
a humedecer de lunas los recuerdos

Por si el trópico te reclama impaciente
entre sus verdes

O por si acaso es de noche en tu morada
dejaré la puerta abierta

María Clara González
De “Pasajeros del viento”

 


dones…

dones

Dita en voz baja

Mi mano en el heno de tu pecho envejecido
recoge paja
para hacernos un nido

* * * * *

Pero Albert la detiene:

Su mano suave en el heno de mi pecho. Sobre su mano
mi mano arrugada. Ella con mi soledad. Yo con su soledad.
En el porche. De pie. El mar quita el mar
da. Una fina silueta y una pequeña sombra. Una sombra
arrepentida. Se gira. Huye. El mar da el mar
quita.

Amos Oz

De “El mismo mar”
Versión de Raquel García Lozano