El lamento de Dor-lómin

Entradas etiquetadas como “cuerpo

éxtasis…

extasisNosotros

Tu olor a hombre
pasea por mi cuerpo
Tus manos ásperas
calientes
seguras
Mi abandono mi éxtasis

El tuyo

María Clara González
De “Pulso interno”

 

Anuncios

progresos…

progresos

El crecimiento

Con la palabra inauguramos, damos vida.
Yo te nombro la playa de mi cuerpo,
la bahía de mi boca,
el abra de mis brazos.
Yo te nombro callada,
yo te nombro vibrante.
Te digo aves, te digo remolinos.

Espeso ahora mi juventud, tú la adulteces.
Grave ahora mi corazón, tú me lo sanas.
Tú me haces crecer como la tierra plantas,
como la tierra uvas,
como la tierra creces.
Y yo crezco contigo.
Me haces crecer sobre tu cuerpo
y soy como una enredadera
tendido entre tus brazos.

Peso ahora tu corazón y el mío:
peso lo doble.

Jaime Labastida
De “El descenso” (1960)

 


ritos iniciáticos…

ritos iniciaticosIniciación

Estoy creciendo de la nada.
Mis ojos tantean
la claridad difusa
mis manos
se posan y tantean
abro agujeros
mi cuerpo agujeros
en el cielo agujeros
tanteo las estrellas
agujeros que llueven
y es dolor
y el dolor penetra
mi cuerpo tantea
el dolor tal vez
el gozo
indaga
descubre el mí
mi boca dice
vuelvo sobre mí
misma y tanteo
¡es tanta la ceguera!
cierro los ojos
lo cierro todo
y de repente me abro
veo
veo lo que no hay
veo
estoy creciendo de la nada.

Chantal Maillard

 


crujidos…

crujidos

 

 

Al caminar parece que crujieran…

Al caminar parece que crujieran
las hojas de la noche y sus cristales.
Es tu hombro, tu pecho, tus rodillas
deshaciendo, esponjando, tu impermeable.

Tu impermeable te ciñe totalmente,
si llevas algo más nadie lo sabe…
Es un cilicio hecho de pliegues duros
sobre la rosa de tu cuerpo suave.

Baldomero Fernández Moreno

 


durmientes…

durmientes

Piedra de sal

Tu estabas dormida
como el agua que duerme en la alberca …
y yo llegué a ti
como llega
hasta el agua que duerme
la piedra.
Turbé tu remanso y en ondas de amor te quebraste
como en ondas el agua que duerme se quiebra
cuando
llega
a turbar su remanso dormida
la piedra.

Piedra fui para ti, piedra soy
y piedra quiero ser, pero piedra
blanda de sal
que al llegar a ti se disuelva
y en tu cuerpo se quede
y sea
como una levadura de tu carne
y como el hierro de la sangre en tus venas.
Y en tu alma deje una sed infinita
de amarlo todo … y una sed de belleza
insaciable…
eterna…

León Felipe

 


entregas…

entregas

En la estación del sueño

                                                                  “Hemos olvidado nuestros nombres
                                                                nuestros pronombres se confunden
                                                                                                            y se enlazan…”
                                                                                                                  Octavio Paz

Tu llovizna y mi niebla
Tu júbilo y mis ojos
Tus ojos y mi vientre
Mis manos y tu cuerpo

En esta estación de un sólo sueño
Mi entrega de agua transparente

Tu fuego
espiral en mis entrañas

María Clara González
De “Pasajeros del viento”

 


regalos…

regalos

  Entrega

Iré a tus manos, limpia, indemne, sin memoria,
renacida de ti y ajena a lo tuyo,
iré a tus manos casta,
desnuda de tus besos.

Sentirás al ceñirme que una rosa de nieve
insinúa en tus palmas su gélida caricia.
Seré para tu cuerpo el lino apaciguante
que sana y que perdona.

¡Deja que vaya en ti más allá de lo mío,
que abandone mi ser por la gloria del tuyo!
¡Aunque me huyas siempre,
iré a tus manos, muerta!

Ernestina de Champourcín

 


En-a-derezada…

e6bb59b420c18750e887336eb57d2121

Al otro lado de la espina dorsal,
donde quedó olvidada la tímida falta de compostura,
vuelan, y alto ahora,
las feromonas de la memoria y tu disciplina.
Con los pies en las rodillas,
y el corazón en las manos, detenido,
sólo la espiral de aire contenido
mantiene mi cuerpo erguido,
por dentro y por fuera,
honestamente ataviado de tu verdad tañedora.
Hacer de exoesqueleto tu voz rasgueada
y de palabras dos brazos y más de madera,
toma el tiempo de romper el sonido
con un silencio de espectadora urgencia.
Desde mis entrañas hasta mi pelo
hay universos de piel en franco oleaje.
Pero de todo, de todo lo que construyes
en esta pequeña torre de Babel felina,
el lenguaje que pervive sobre los demás
inclina mi frente, eleva mi alma
y arquea de curvas gemidas
la cruda realidad de un erotismo descarnado.
A peldaños asciendes aquel silencio.
El de las bocas, el de la mente.
Y no es en la piel donde has tejido
esta escalera de verdades pellizcadas.

Cuando las cuñas que mantienen el árbol,
de jadeos suspendido,
se van de un golpe,
de un manotazo, con un alarido,
lo que queda en el aire
entre tú y yo,
entre la que era y la que has esculpido,
es una larga costura de adioses,
que dan la bienvenida
a mil pequeñas muertes.
Y así es como me regresas,
a mí misma,
en un río que no cesa.

Cada muelle ya laxo y sus dedos de madera
yacen descuidados, ya olvidados,
junto a la piel muerta
de la que era antes de estar viva.
Aún queda, sin embargo,
una costura cerrada cuyos hilos no sujetas.
Y combada entera, ya sin huesos,
apenas coherente,
dejo libre el hilo maestro
de lo que siempre será mío y sólo mío:
la libertad de entregarte con un gracias
la misma libertad de pertenecerte.

Gatita de Mitxel, 16 de julio de 2015


ausencias…

ausenciasAhuyentemos el tiempo, amor…

Ahuyentemos el tiempo, amor,
que ya no exista;
esos minutos largos que desfilan pesados
cuando no estás conmigo
y estás en todas partes
sin estar pero estando.
Me dolés en el cuerpo,
me acariciás el pelo
y no estás
y estás cerca,
te siento levantarte
desde el aire llenarme
pero estoy sola, amor,
y este estarte viendo
sin que estés,
me hace sentirme a veces
como una leona herida,
me retuerzo
doy vueltas
te busco
y no estás
y estás
allí
tan cerca.

Gioconda Belli

 


hallazgos…

hallazgosAmor mío, mi amor, amor hallado…

Amor mío, mi amor, amor hallado
de pronto en la ostra de la muerte.
Quiero comer contigo, estar, amar contigo,
quiero tocarte, verte.

Me lo digo, lo dicen en mi cuerpo
los hilos de mi sangre acostumbrada,
lo dice este dolor y mis zapatos
y mi boca y mi almohada.

Te quiero, amor, amor absurdamente,
tontamente, perdido, iluminado,
soñando rosas e inventando estrellas
y diciéndote adiós yendo a tu lado.

Te quiero desde el poste de la esquina,
desde la alfombra de ese cuarto a solas,
en las sábanas tibias de tu cuerpo
donde se duerme  un agua de amapolas.

Cabellera del aire desvelado,
río de noche, platanar oscuro,
colmena ciega, amor desenterrado,

voy a seguir tus pasos hacia arriba,
de tus pies a tu muslo y tu costado.

Jaime Sabines