El lamento de Dor-lómin

Entradas etiquetadas como “soledad

dones…

dones

Dita en voz baja

Mi mano en el heno de tu pecho envejecido
recoge paja
para hacernos un nido

* * * * *

Pero Albert la detiene:

Su mano suave en el heno de mi pecho. Sobre su mano
mi mano arrugada. Ella con mi soledad. Yo con su soledad.
En el porche. De pie. El mar quita el mar
da. Una fina silueta y una pequeña sombra. Una sombra
arrepentida. Se gira. Huye. El mar da el mar
quita.

Amos Oz

De “El mismo mar”
Versión de Raquel García Lozano

 

Anuncios

despedidas…

Adiós a uno de los más grandes. D.E.P.

Leonard Cohen – The Tower of Song

Bueno mis amigos se han ido y mi pelo es gris
Me duelo en los lugares donde solía jugar
Y estoy loco de amor, pero no lo estoy buscando
Tan solo estoy pagando mi alquiler cada día
Oh, en la Torre de la Canción

Le dije a Hank Williams: ¿cuánta soledad es necesaria?
Hank Williams no ha respondido aún
Pero lo escucho toser toda la noche
Un centenar de pisos por encima de mi
En la Torre de la Canción

Yo nací así, no tuve otra opción
Yo nací con el don de una voz de oro
Y veintisiete ángeles del Gran Más Allá
Me ataron a esta mesa justo aquí
En la Torre de la Canción

Así que puedes clavar tus alfileres en ese muñeco vudú
Lo siento mucho, nena, no se parece a mí del todo
Estoy de pie junto a la ventana donde la luz es fuerte
Ah no dejan que una mujer te mate
No en la Torre de la Canción

Ahora podeis decir que me he agriado, pero de esto podeis estar seguros
Los ricos tienen sus canales en los dormitorios de los pobres
Y los poderosos serán juzgados, pero puedo estar equivocado
Ya ves, se escuchan estas divertidas voces
En la Torre de la Canción

Te veo de pie en el otro lado
No sé cómo el río ha crecido tanto
Yo te he amado cariño, en aquellos días
Y todos los puentes están ardiendo esos que podríamos haber cruzado
Pero me siento tan cercano de todo aquello que perdimos
Nunca tendremos que perder de nuevo

Ahora me despido de ti, no sé cuando estaré de vuelta
Mañana nos mudaremos a esa torre lejana
Pero seguirás oyendo hablar de mi, mucho después de que me haya ido
Te estaré hablando dulcemente
Desde una ventana en la Torre de la Canción

Sí, mis amigos se han ido y mi pelo es gris
Me duelo en los lugares donde solía jugar
Y estoy loco de amor, pero no lo estoy buscando
Tan solo estoy pagando mi alquiler cada día
Oh, en la Torre de la Canción

—————————————————————————————————————-

Leonard Cohen – The Tower of Song

Well my friends are gone and my hair is grey
I ache in the places where I used to play
And I’m crazy for love but I’m not coming on
I’m just paying my rent every day
Oh in the Tower of Song

I said to Hank Williams: how lonely does it get?
Hank Williams hasn’t answered yet
But I hear him coughing all night long
A hundred floors above me
In the Tower of Song

I was born like this, I had no choice
I was born with the gift of a golden voice
And twenty-seven angels from the Great Beyond
They tied me to this table right here
In the Tower of Song

So you can stick your little pins in that voodoo doll
I’m very sorry, baby, doesn’t look like me at all
I’m standing by the window where the light is strong
Ah they don’t let a woman kill you
Not in the Tower of Song

Now you can say that I’ve grown bitter but of this you may be sure
The rich have got their channels in the bedrooms of the poor
And there’s a mighty judgement coming, but I may be wrong
You see, you hear these funny voices
In the Tower of Song

I see you standing on the other side
I don’t know how the river got so wide
I loved you baby, way back when
And all the bridges are burning that we might have crossed
But I feel so close to everything that we lost
We’ll never have to lose it again

Now I bid you farewell, I don’t know when I’ll be back
There moving us tomorrow to that tower down the track
But you’ll be hearing from me baby, long after I’m gone
I’ll be speaking to you sweetly
From a window in the Tower of Song

Yeah my friends are gone and my hair is grey
I ache in the places where I used to play
And I’m crazy for love but I’m not coming on
I’m just paying my rent every day
Oh in the Tower of Song


decepciones…

decepciones

“Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad.”

Jean Paul Sartre (1905-1980)

 


nutricias…

nutricias

Caligrama

Las pirámides
son los senos de la arena
donde mama el cielo
y esta palmera
es el falo del sol
hincado en la soledad absoluta

Giorgos Seferis
De Poesía completa
Versión de Pedro Bádenas de la Peña

 


encuentros…

encuentros

La muchacha del semáforo

Tienes la misma edad que yo tenía
cuando empezaba a soñar en encontrarte.
No sabía aún, igual que tú
no lo has aprendido aún, que algún día
el amor es esta arma cargada
de soledad y de melancolía
que ahora te está apuntando desde mis ojos.
Tú eres la muchacha que yo estuve buscando
durante tanto tiempo cuando aún no existías.
Y yo soy aquel hombre hacia el cual
querrás un día dirigir tus pasos.
Pero estaré entonces tan lejos de ti
como ahora tú de mí en este semáforo.

Joan Margarit

 


pálidos…

palidos

 

Blanca taciturna

Qué día de silencio enamorado
vive en mi gesto vago y en mi frente.
Qué día de nostalgia suavemente
solloza amor al corazón cansado.

Alta, dulce, distante, se ha callado
tu nombre en mi voz fiel, pero presente
su turbia luz mi soledad lo siente
en todo lo que existe y ha soñado.

En la tarde vagando, voluptuoso
de horizontes sin fin, la lejanía
me envuelve en tu recuerdo silencioso.

Claros cabellos, cuerpo, ojos lejanos,
pálidos hombros. Oh, si en este día
tuviera yo tu mano entre mis manos.

Fernando Charry Lara

 

 


tempestades…

tempestadesSolamente deseo amarte…

Solamente deseo amarte
Una tempestad llena el valle
Un solo pez el río

Te he hecho
A la medida de mi soledad
Todo el mundo para esconderse
Días y noches para comprenderse

Para contemplar en tus ojos
Todo lo que pienso de ti
Y de un mundo hecho a tu imagen

Y las noches y los días gobernados por tus párpados.

Paul Éluard

 


sueños…

sueñosMujer dormida

¿Dormida? ¿Hecha cuajado río o luna?
¿Fuera de ti, pálida voz de la tierra?
¿Labio de mármol que oscuro anhelo calla?
No oso acercar manos que tiemblan
a la desnuda y yerma saudade de tu cuerpo.
Bajo las pestañas no sé qué cabalgadas;
qué perfección de bosques y senderos;
qué bueyes con cuernos de laurel adornados
con pardas muchachas en los lomos florecidas.
O nada, o sólo el negro sueño, olvido;
dos profundos pozos sin eco y sin llegada,
tu frente sin huella un mar de nieve,
el corazón como una estrella acostumbrada.
Y el blanco amor que te cubre, nube,
granizo es ya, que te conserva, nítida,
como una paloma posada más allá del arrullo.
Lejos de ti; amarte, verte de lejos;
la cabellera, mortaja de tu sueño.
En soledad, sin hombres y sin dioses.
Grises peñascos; mazorcas huecas; hiedra.

Ricardo Carballo Calero
De “Anillos de agua”

 


esperas…

esperas.jpg

 

 

Añoranza

Qué prolongada ausencia,
qué distancia tan larga,
qué solitaria espera…
qué pasión obstinada,
imperecedera,
qué ternura insensata
la que te espera.

Ligia García y García

 


busquedas…

busquedas.jpgFragante soledad


“Huelen hasta tus ojos
celestes de cristal…” J.R.J.

Qué fragante soledad ha dejado tu cuerpo
en este anochecer.

Regusto el aire.
Olisqueo la almohada
donde se desató tu pelo
Busco tu olor de rosa estrujada,
me hundo en el recuerdo de tu axila,
de tu pubis, donde -eterno Narciso-
persigo la imagen de mis labios.

Ya es inútil buscarte en el lecho,
en el vano de las ventanas,
entre el marco de los espejos,
entre el dogal de mis brazos.

Qué fragante soledad.
Huelo mi propio olfato.

Deambulo por los senderos crujientes
detrás del taconeo de la lluvia
viendo gotas como estrellas
entre los gajos de las acacias.

A cada paso
siento tu nombre debajo de la lengua
como un granito de azúcar.
Tu nombre que huele a ti
hecho de letras como pétalos.

¡Aquí no, pienso, todavía no!
Salgo a la vastedad del campo,
encuentro lo más redondo del silencio,
me sitúa en su centro,

y entonces te llamo a gritos
para que tu nombre
se deshoje
y mi voz se rompa al unísono
contra cada uno de los puntos
que limitan el círculo de mi soledad.

Jorge Rojas