El lamento de Dor-lómin

aguas…

aguas

 

Cómo se abría el cuerpo del amor herido…

Cómo se abría el cuerpo del amor herido
como si fuera un pájaro de fuego
que entre las manos ciegas se incendiara.

No supe el límite.

Las aguas
podían descender de tu cintura
hasta el terrible borde de la sed,
las aguas.

José Ángel Valente
De “Material memoria”

 

Anuncios

2 comentarios

  1. Descubrí a Valente hace años y me enamoré totalmente de su poesía.
    Gracias, Mitxel!
    Abrazo cercano.

    Le gusta a 1 persona

    26 abril, 2017 en 19:42

    • Valente es un antiguo residente de esta casa y sus poesías están presentes en varias de mis estancias.

      Ya tenemos algo más en común 😀

      Abrazada y besada.

      Le gusta a 1 persona

      26 abril, 2017 en 22:44

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s