El lamento de Dor-lómin

áureos…

aureos

Aparición

Aclimata el carruaje dichoso de tus senos, la tierra de mis
      primeras voces,
sus heridas abiertas, sus flagelados gavilanes en la
      intemperie nevada.

Una mujer llamada Blanca manipula la jaula escarlata del
      misterio
Sobrepasa el límite, una oscura potencia.
¿Grita, imagina, siente?
Teje una cáscara densa de brisa matinal, alivia piedras
      decrépitas.

La joven pálida me conduce a un jardín en ruinas.
La veo desnuda, bajo un gran suburbio de palmeras,
exportando el oro del crepúsculo hacia un milagroso país.

Ha regresado la hora silenciosa.
Me circundan las pesadas bahías de tus ojos.

Tú tienes que diseminarte, cuerpo y alma,
en la heredad meliflua de las rosas.

A mi lado pasan lavanderas con sus blancas túnicas, con sus
      cofias de inocencia
y las manos entregadas a un rito.

Juan Sánchez Peláez
De “Elena y los elementos” 1951

 

Anuncios

2 comentarios

  1. Gatita de Mitxel

    Bailan los sueños deseos de sombras
    Danzan los dedos facciones
    y los pies caricias prohibidas.
    Bailan los deseos sueños dorados
    donde amanece
    y aún así…
    sigue siendo de noche.

    En la cañada azul se derraman palabras.
    Letras descosidas
    alientos
    remembranzas…
    y no importa la hora
    o el día

    Porque siempre habrá una mujer hermosa
    avanzando paso a paso
    llamando a tus ojos y sembrando nuevos deseos

    Le gusta a 1 persona

    23 mayo, 2016 en 0:00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s