El lamento de Dor-lómin

piélagos…

pielagos

Del Egeo

I
El amor
El archipiélago
Y la proa de sus espumas
Y las gaviotas de sus sueños
En la vela más alta el marinero hace ondear
Una canción

El amor
Su canción
Y los horizontes de su viaje
Y el eco de su nostalgia
En la roca más mojada la novia espera
Un barco

El amor
Su barco
y la despreocupación por sus vientos etesios
Y el foque de su esperanza
En su más suave oleaje una isla acuna
La llegada.

II
Juguetes las aguas
En los sombríos vados
Anuncian con sus besos el alba
Que despunta
Horizonte –

Y las palomas torcaces un eco
Hacen resonar en su cueva
Despertar azul en la fuente
Del día
Sol-

Da el mistral la vela
Al mar
Las caricias de los cabellos
A la indolencia de su sueño
Relente –

Una ola en la luz
Hace renacer los ojos
Donde la Vida boga hacia
La contemplación
Vida-

III
Murmullo beso en su arena acariciada – Amor
Su libertad azul la gaviota
Entrega al horizonte
Olas vienen y van
Espumosa respuesta en los oídos de las caracolas
¿Quién se llevó a la muchacha rubia y quemada por el sol?
La brisa con su soplo transparente
Inclina la vela del sueño
A lo lejos
Amor su promesa murmura – Bisbiseos.

Odysseus Elytis
De “Orientaciones”
Versión de Ramón Irigoyen

 

Anuncios

2 comentarios

  1. Gatita de Mitxel

    En pos de lo extraordinario,
    pelo al viento como caricia o canto,
    sea yo arena itacense o sirena varada,
    aquí siempre,
    con forma de abrazo,
    esperando,
    tejiendo,
    deslizando los ojos al mar.
    De tu tinta.
    Y de tu ensueño explorador.

    Pequeña,
    sentada en los talones,
    como espuma en tus tobillos
    o arrullo de voz adormilada
    cuando llega la noche
    y son estrellas las letras
    que te guían.

    Faro,
    aunque a veces sin giro,
    estrellada en un nombre.
    Paciencia.
    Sabiendo.
    Adornando la voz con esa sonrisa
    que dice:

    Okaerinasai, mi querido Dueño.
    Estás de regreso…
    Cuéntame… ¿cuán lejos fuiste esta vez?

    Y la arena se hace lecho,
    la espuma embozo,
    mi melena roja almohada,
    mi vientre pozo…
    De la cofia bajas
    y abarloados nos dejas
    ambos al pairo
    mientras bebes
    en tierra de nadie.
    En tierra de ambos…

    Le gusta a 1 persona

    7 noviembre, 2015 en 17:41

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s