El lamento de Dor-lómin

esperas…

esperas

 

Contacto

Escuché tu canción
en el silencio de la noche.
De dónde venía o por qué
pareció atravesarme el corazón
como brusco zarpazo impredecible
son razones que supe sin saber.
Y tú no estabas, tú no debías estar
para que tu canción llegara
con la fuerza de un salto, de una flecha,
con el simple deseo de otro cuerpo
que ha hecho de la espera su deseo.

Jordi Doce
De “Lección de permanencia”

 

Anuncios

3 comentarios

  1. Gatita de Mitxel

    Mecida entre dos notas como dedos, exaltada entre silencios, reencontrada, ya no mía, te sonrío murmurada… Aromas, pestañeos de pesados párpados que escuchan, ronroneo…
    Y quizás sea una ausencia, indecorosa, dentro de la presencia que te abraza…
    Llego a ti desde mis rodillas, el peso conocido de mi cuerpo en los talones. Y me hago humo ante tus ojos. Para alcanzar esa espera y hacerla expectación…

    Y mi nariz estaba fría. Esa que se quedó grabada en la piel de tu cuello, escondida.
    Ahora ya no…

    Le gusta a 1 persona

    23 octubre, 2015 en 12:29

    • Me gusta esa “indecorosa” 😉

      Le gusta a 1 persona

      26 octubre, 2015 en 13:43

      • Gatita de Mitxel

        jajaja, me gusta que te guste, esa ausencia que te hace tan presente siempre tiene un guiño pícaro en la piel… uno deliciosamente indecoroso!!!! Síiiii

        Le gusta a 1 persona

        27 octubre, 2015 en 16:51

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s