El lamento de Dor-lómin

despertares…

despertares

A veces uno toca un cuerpo y lo despierta…

A veces uno toca un cuerpo y lo despierta
por él pasamos la noche que se abre
la pulsación sensible de los brazos marinos

y como al mar lo amamos
como a un canto desnudo
como al solo verano

Le decimos luz como se dice ahora
le decimos ayer y otras partes

lo llenamos de cuerpos y de cuerpos
de gaviotas que son nuestras gaviotas

Lo vamos escalando punta a punta
con orillas y techos y aldabas

con hoteles y cauces y memorias
y paisajes y tiempo y asteroides

Lo colmamos de nosotros y de alma
de collares de islas y de alma

Lo sentimos vivir y cotidiano
lo sentimos hermoso pero sombra.

Homero Aridjis

 

Anuncios

7 comentarios

  1. Gatita de Mitxel

    Como un cielo cuajado de preguntas
    o un cuerpo inundado de inquietudes.
    Una mirada perdida.
    Un vasto silencio.
    El aire que no alcanza,
    la palabra que no llena.

    Esa es la tinta de un ayer casi olvidado.

    Un guijarro valiente asomándose a una playa…

    Un abrazo que aún abraza,
    y una risa que no cesa.
    Un bullir constante y altanero
    que rebosa, derrama y no aquieta.
    Se arrodilla y no congela.
    Impacienta y apacienta.
    Suspendido y sorprendido…

    Tan vivo y tan gozado…

    Despertares.
    Que no
    amaneceres solamente…
    de guijarro esférico y abalconado
    esperando que cada instante
    se alce la marea…

    Le gusta a 1 persona

    28 julio, 2015 en 18:25

  2. Es un hermoso despertar…

    Le gusta a 2 personas

    28 julio, 2015 en 16:40

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s