El lamento de Dor-lómin

travesuras…

travesuras

El triunfo

Estaba despeinada y con los pies desnudos
al borde del estanque y en medio del juncal…
Creí ver una ninfa, y con acento dulce:
“¿quieres venir al bosque?”, le pregunté al pasar.

Lanzóme la mirada suprema que fulgura
en la beldad vencida que cede a la pasión;
y yo le dije: “Vamos; es la época en que se ama:
¿quieres seguirme al fondo del naranjal en flor?”

Secó las plantas húmedas en el mullido césped,
fijó en mí las pupilas por la segunda vez,
y luego la traviesa quedóse pensativa…
¡Qué canto el de las aves en el momento aquel!

¡Con qué ternura la onda besaba la ribera!
De súbito la joven se dirigió hacia mí,
rïendo con malicia por entre los cabellos
flotantes y esparcidos sobre la faz gentil.

Victor Hugo
Versión de Salvador Díaz Mirón

 

Anuncios

2 comentarios

  1. Gatita de Mitxel

    Bebía yo los vientos de tinta sin márgenes que me dejaban muda, sorda y trémula…
    Los árboles eran cada mayúscula que dibujabas raudo y firme en mis córneas febriles.
    Las orillas, esa miríada de puntos negros que se iban acumulando como un collar al cuello de tus dedos…
    Y el agua, sin duda, el agua era el inmenso mar que bramaba en mis oídos cuando
    de mis dedos, que ya no son míos, salío por primera vez tu nombre…
    ¿Malicia?
    Nono…. mmmm, sólo pestañitas, un par de orgasmos nada pastoriles, y un contoneo diferente cada día desde entonces… cuando me seduces hasta tu oscura profundidad… en cualquier bosque…

    ❤ ❤ ❤

    Le gusta a 3 personas

    10 junio, 2015 en 17:27

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s