El lamento de Dor-lómin

lecturas…

lecturas 2El espejo

Tiene la blanca mano
apoyada en el libro pequeño,
sobre las pequeñas hojas blancas
donde, absorta, se pierde.

Hundida en el sillón, los ojos
tibiamente impregnados de sensación de ver,
aunque sin forma; en torno los objetos
se alzan como muros
a los que sólo la incansable
profundidad de las pupilas
puede ahondar en plenitud, y observa
el modo simple en que se acopla el mundo
a su tacto, sin queja.
Cuanto sus dedos asen
fuertemente lo tiñen de lucidez. Del cerco
nunca insalvable de la lejanía
en que hasta las palabras
más repentinamente próximas participan
la protege este libro pequeño,
en cuyas pequeñas hojas blancas sus blancas manos se posan.

Y algún vago deseo
le asalta: «cuerpo hermoso
para ofrecer, quién sabe, blando muslo,
labios acaso con temblor de aurora».
Pero apenas si el brazo, febrilmente extendido,
roza el sereno cristal que nada responde.

Ciego el espejo es
para el que en su pulida entraña no consigue iniciarse
con claridad. Y vuelve
a acariciar su cuerpo, que, de nuevo, insensible,
se funde en la lejana realidad envolvente.

Cuando ha dejado de sentir el apacible mordisco de las
últimas luces
cierra con lentitud el libro. Y comienza otra noche,
en donde los objetos, incluso los más cercanos, también a ella
la ignoran.

Jenaro Talens
“Víspera de la destrucción” 1966-1968

 

Anuncios

5 comentarios

  1. El libro es el medio audiovisual más sofisticado que
    existe, puesto que se acciona y se pone en funcionamiento con la simple
    voluntad de su usuario.

    Le gusta a 1 persona

    10 mayo, 2015 en 2:42

  2. Gatita de Mitxel

    Como una caracola marina, el mundo por fuera y el mundo por dentro, son de dos dimensiones diferentes… Cada hermoso pliego de papel que rozan los dedos, es una puerta. y el mundo crece a golpe de yemas, a veces tímidas, a veces fervorosas.
    Y se entreteje un universo entero de sensaciones y emociones y delicadas hiladuras que estremecen, filtrando fuera de la concha aquello que apenas se puede contener.
    La trémula ansiedad de una imaginación desbordada…

    Cuando el papel yace solo y cerrado, encapsulado y convertido en una memoria borrosa, y llega la noche, la puerta queda tras los párpados bajados.

    La luna se cuela listada a través de la veneciana jugando a crear texturas en la piel inquieta.
    Y el unico objeto que se conforma bajo la blanca, cebrada mano, es la remembranza en forma de piel: un embozo descuidado con forma de cadera…

    Fuera es de noche.
    dentro… puede ser lo que quiera.

    Le gusta a 2 personas

    9 mayo, 2015 en 16:23

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s