El lamento de Dor-lómin

balances…

Leonard Cohen – Bird on the wire

Como un pájaro sobre los cables,
como un borracho en un coro de medianoche
he intentado a mi manera ser libre.

Como un gusano en un anzuelo,
como un caballero de un libro pasado de moda.
He guardado todos mis lazos para tí.

Si he sido poco amable
espero que puedas dejarlo pasar.
Si he sido desconfiado
espero que sepas que nunca fue contigo.

Como un niño aún no nacido,
como una bestia con su cuerno
he destrozado a todo el que se acercó a mí.
Pero juro por esta canción
y por todo lo que he hecho mal
que lo reharé todo para tí.

Vi un mendigo apoyado en su muleta de madera
que me dijo: “No debes pedir tanto”
Y una bella mujer apoyada en el quicio oscuro de su puerta
que me gritó: “Oye, ¿por qué no pides más?

Como un pájaro sobre los cables,
como un borracho en un coro de medianoche
he intentado a mi manera ser libre.

Leonard Cohen – Bird on the wire

Like a bird on the wire,
like a drunk in a midnight choir
I have tried in my way to be free.

Like a worm on a hook,
like a knight from some old fashioned book
I have saved all my ribbons for thee.

If I, if I have been unkind,
I hope that you can just let it go by.
If I, if I have been untrue
I hope you know it was never to you.

Like a baby, stillborn,
like a beast with his horn
I have torn everyone who reached out for me
But I swear by this song
and by all that I have done wrong
I will make it all up to thee

I saw a beggar leaning on his wooden crutch,
he said to me: “You must not ask for so much”
And a pretty woman leaning in her darkened door,
she cried to me: “Hey, why not ask for more?”

Like a bird on the wire,
like a drunk in a midnight choir
I have tried in my way to be free.

Anuncios

8 comentarios

  1. Como un pájaro sobre los cables he intentado a mi manera ser libre, como una bestia salvaje he mordido y arañado a quien atentaba contra mi libertad, que equivocada, que ciega estaba, ¿qué sabía entonces yo de libertad?, ¿qué libertad defendía cuando yo misma quedaba presa tras las paredes que sin saber había alzado?.

    Entonces un día de fríos te encontré, me encontraste, nos encontramos y con tu calidez desterraste dudas, desenraizaste miedos y me mostraste el significado de ser libre hermosamente libre.

    Gracias, mi Amo, mi Señor, mi Dueño, por el maravilloso regalo de libertad dentro tus manos.

    Me gusta

    26 febrero, 2014 en 19:14

  2. Gatita de Mitxel

    En el alambre caliente de cobre que es mi vida
    salto apoyando apenas los dedos de los pies
    haciendo el malabarismo de seguir intacta
    como raso resbalando entre tus dedos…

    Un pequeño montón de tela rizada en sonrisas
    que acaricia osada tus tobillos
    funambulista y trepadora
    como hiedra impenitente…

    Atada al calor o al frío,
    equilibrando la vieja bata de la melancolía
    con el hermoso vestido de tu posesión…
    y haciendo del vínculo que apresa mi vientre
    el camino entre mis brasas y las tuyas.

    Arqueada en la silenciosa súplica
    que suavemente envenena
    me curvo entre tus brazos,
    traduciendo las caricias en gritos que queman…

    Como un pájaro sobre los cables,
    como un borracho en un coro de medianoche
    como una gata bailando en un alambre caliente
    como un carbunclo anhelante llegando hasta ti
    y a esa libertad que llevas por traje…
    De tres piezas…

    Seas como seas
    cuando seas,
    donde seas… siempre,
    siempre.

    Me gusta

    26 febrero, 2014 en 11:47

    • Lo bueno que tienen los trajes de tres piezas es que te desnudas (o te desnudan) tres veces 😉

      Me gusta

      26 febrero, 2014 en 20:41

      • Gatita de Mitxel

        jajaja… Para mí eso es triple suerte… y una muy elegante, además.
        Pero creo que hay que triplicar el número: desnudar o ser desnudado como una hermosa variación, digamos, elevada a tres.
        Por cada botón subimos la potencia y quien llegue antes a la camisa ajena, se lleva una prenda de ventaja.
        No cuenta ningún calcetín… :*

        Me gusta

        26 febrero, 2014 en 21:02

        • Pero no ibamos a jugar al strip-chess? 😛

          Me gusta

          26 febrero, 2014 en 22:23

          • Gatita de Mitxel

            También, espero, jajaja, mi Dueño… también ;”)
            Tengo que conseguir ganar una sola vez a esa máquina endiablada para creer que al menos conseguiré no perder todas mis prendas en tres movimientos…

            Hambre que espera hartura no es hambre ninguna… jajaja…

            Me gusta

            27 febrero, 2014 en 11:26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s